fbpx

CONTRAPUNTO

0 38

Por Juan José Contreras Lara

EL SHOW REGIO


Terminó la primera parte de la tragicomedia que dominó la atención nacional desde Nuevo León, que paradójicamente es uno de los estados con mayor desarrollo del país, al retornar aparentemente a los cauces de la gobernabilidad. Digo aparentemente, porque estamos en el intermedio y seguramente vendrá una segunda parte, ya que por todo lo sucedido inevitablemente el tema traerá consecuencias.

Resultó divertido y a la vez penoso ver hasta dónde es capaz de llegar la ambición política, pues no importó pasar por encima de las leyes y las instituciones, en el rejuego de la desbordada vanidad de un personaje tan deleznable y ridículo como Samuel García Sepúlveda, el gobernador tiktokero de aquel estado, quien no tiene empacho en exhibir su actitud machista, incluso ofendiendo a su esposa, Mariana Rodríguez Cantú.

No obstante, ese talante que raya en lo vulgar sirvió a Movimiento Ciudadano y a Dante Delgado para construir una candidatura falsamente competitiva, utilizando el tema de la juventud lo que a estas alturas les queda bastante grande, pero vieron esa ventana de oportunidad y la aprovecharon, ya que el llamado Niño Naranja tiene 35 años.

Pero no se trata de reducir el tema a lo puramente vodevilesco, sino de analizar el trasfondo, lo que no se ve, pero es obvio. Y ese no es otro sino el acuerdo más que evidente entre López y Dante, que data de antes de aquel tierno periodo epistolar, con el que el dueño de MC pretendió hacernos creer que el presidente y su 4T eran sus adversarios. Truculento, calculador y manipulador, ahora ha fracasado en su intento y peor, se ha quedado sin precandidato a la presidencia.

Pero no hay problema, aunque anticipó que la postulación será hasta enero, se barajan varios nombres, entre ellos los del diputado federal y coordinador de la bancada Naranja, Jorge Álvarez Maynez; la senadora Patricia Mercado Castro, quien ya fuera candidata presidencial en 2006 por el Partido Alternativa Socialdemócrata; el también senador y ex perredista Juan Zepeda Hernández y faltaba más el del propio Dante.

¿Serán cualquiera de ellos siquiera medianamente competitivos a nivel nacional en las actuales circunstancias? Lo dudo.

LOS EQUIPAZOS

Esta semana las precandidatas presidenciales presentaron formalmente a sus equipos de campaña, es decir a los responsables de primer nivel que deberán enfrentar con ellas el desafío de ganar el 2 de junio.

Claudia Sheinbaum la aspirante del oficialismo, presumió la inclusión de personajes de muy buen nivel, algunos ciertamente muy controvertidos, lo que no es sinónimo desde luego de incapacidad.

Nada más hay que checar, lleva a Juan Ramón de la Fuente, exrector de la UNAM y exembajador de México ante la ONU; Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, exministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación; Javier Corral Jurado, exgobernador de Chihuahua que renunció al PAN el pasado 9 de noviembre; Omar García Harfuch, exsecretario de Seguridad de la Ciudad de México y precandidato al Senado por Morena; Gerardo Esquivel Hernández, economista y ex subgobernador del Banco de México; Altagracia Gómez Sierra, empresaria y abogada; Susana Harp Iturribarria, senadora por Oaxaca y cantante de música tradicional mexicana.

También incluyó a Jorge Marcial Islas Samperio, físico mexicano experto en cambio climático; David Kershenobich Stalnikowitz, reconocido médico e investigador mexicano; Lorenzo Meyer Cossío, historiador y analista político; Irma Pineda Santiago, poetisa zapoteca, activista y promotora de los derechos de pueblos originarios; Rosaura Ruiz Gutiérrez, exsecretaria de Educación en CDMX y exdirectora de la Facultad de Ciencias de la UNAM y Olga Sánchez Cordero, ministra en retiro de la SCJN, exsecretaria de Gobernación y senadora por Morena, entre otros más.

Mientras que, en contraste, el equipo de la opositora Xóchitl Gálvez no parece suyo, sino de los liderazgos partidistas que la hicieron candidata. Al contrario de Sheinbaum, obviamente ahí se privilegió el interés político y la militancia por encima de la capacidad y el currículum.

Nada más le daré unos cuantos nombres. Santiago Creel Miranda, quien nunca ha ganado nada directamente en urnas, pero coordinará todo, también van Carolina Viggiano Austria, Kenia López Rabadán, Josefina Vázquez Mota, Jesús Ortega Martínez, Margarita Zavala Gómez del Campo, Enrique de la Madrid… y otros con ese mismo perfil.

Más que un equipo de campaña parece una camisa de fuerza para la candidata. ¿Así cómo?

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.