El sur de Veracruz lo tiene perdido el PRIANRD

0 5
Difundir

Archivo Muerto

Por Mussio Cárdenas Arellano

Pese a los abusos de alcaldes morenistas, corrupción y falta de obra, una encuesta pronostica la enésima derrota del priismo

Nadie en su sano juicio ve al PRIANRD ganar el sur. Así Morena sea un caos, el feudo de Rocío Nahle esté dividido y la violencia ande a tope, el Frente Opositor va a perder.

Así Morena desgobierne, los alcaldes roben, los alcaldes atropellen, los alcaldes abusen, o conspiren contra el pueblo, o sean una nulidad, el PRIANRD apesta.

Coatzacoalcos es la muestra.

Amado Cruz Malpica gobierna como monarca. Usa el erario como cuenta personal. Su esposa, Esther Mortera, atiende su salud en clínicas particulares, en Villahermosa, Tabasco, y le carga la cuenta al ayuntamiento de Coatzacoalcos. Más de 270 mil pesos.

Convalece en un departamento en el selecto edificio Portobello, cuyo costo es de 55 mil pesos al mes. Y las facturas son evidencia letal.

Y así los excesos, los lujos, la vida fifí de la familia presidencial.

Héctor Cruz Mortera, hijo del alcalde morenista, se aventó unas vacaciones en Francia e Inglaterra, acompañado de su esposa Celeste Durán.

Carmen Medel Palma, alcaldesa de Minatitlán, célebre por sus alardes de monarca, provocó una huelga de empleados de empleados municipales por su renuencia a cumplir laudos. El movimiento se extendió por 10 meses y un trabajador murió por depresión. Su virtud es la necedad. Finalmente claudicó pero aún regatea el pago de salarios caídos.

Esmeralda Mora Zamudio, presidenta municipal de Nanchital, pretendió imponer un relleno sanitario regional, capricho-negocio de Andrés Manuel López Obrador, y desató una oleada ciudadana sin precedentes.

Miles de nanchitecos repudiaron el atraco. Marcharon por las calles, la increparon frente a palacio, los ediles la desairaron en el desfile del Día de la Independencia, temiendo que los ciudadanos volvieran a arremeter. Al final, el proyecto se desechó.

La comadre número uno de la candidata de Morena al gobierno de Veracruz, Esmeralda Mora, infestó de ciudadanos de Coatzacoalcos el ayuntamiento, desplazando a los morenistas de Nanchital. Y el poder tras el trono es Antonio García, secretario de Gobierno, impuesto por el esposo de Rocío Nahle, José Luis Peña Peña.

Noé Castillo Olvera, alcalde de Agua Dulce, se volvió célebre cuando su hijo Noé Castillo Gamboa, provocó un accidente que dejó parapléjico a un trabajador petrolero. El aparato de poder encubrió al vástago, quien se fue a residir a Mérida, Yucatán. La Fiscalía nunca actuó. Fue una oda de Morena a la impunidad.

Aún así, la intención de voto favorece a Morena en el sur de Veracruz. Una encuestadora, de nombre reservado, da 40 puntos de intención de voto a Morena, 35 al PRIANRD y 4 para Movimiento Ciudadano.

El sondeo fue realizado entre el 11 y 13 de febrero pasado, de acuerdo con la metodología de entrevista personal, cara a cara. Se tomaron 750 muestras.

Aún con un escenario a modo, los yerros de Morena, sus alcaldes abusivos y corruptos, el PRIANRD no prende.

El voto morenista se funda en los programas sociales, la operación electoral de corrientes priistas, hoy ligadas a Morena, y en el consabido repudio al PRI.

En Minatitlán, los distritos federal y local están definidos. Tras la libertad negociada del prianista Nicolás Ruiz Roset, tras año y medio en prisión, y los dos regidores que impulsó sumados ahora al grupo controlado por la alcaldesa Carmen Medel, el PRIANRD está aniquilado.

Nueve años, casi una década, y el PRI no rompe el estigma de la derrota.

De 2015 a la fecha, no ha ganado una elección en Coatzacoalcos. Ni se ha reconstruido. Ni crea estructuras. Ni tiene presencia real.

En 2017, el PRI perdió las alcaldías de Coatzacoalcos, Minatitlán, Agua Dulce, Las Choapas, Nanchital, Moloacán y Minatitlán. Sólo ganó Cosoleacaque, que bajo el control de los hermanos Cirilo y Ponciano Vázquez Parissi, es su bastión.

En 2021, el escenario se complicó. Rescató Moloacán pero su alcalde, el líder petrolero Omar Ricárdez Chong, gusta de balconearse con el equipo cercano a Rocío Nahle; uno de ellos es Miguel Pintos Guillén, ex secretario del ayuntamiento de Coatzacoalcos, protegido de José Luis Peña Peña, esposo de la ex secretaria de Energía del gobierno federal.

Morena es un desastre político pero el PRI está peor. No capitaliza el desgobierno morenista, la corrupción, la falta de obra, los abusos de autoridad. Teniendo todo para ganar, va a perder.

Y así como va, Morena y Rocío Nahle ganarán el sur.

#archivomuerto

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.