Entrega PRI candidatura a la diputación local en Coatza a Marcelo Montiel; va Mónica de Hombre

0 22
Difundir

Por Mussio Cárdenas Arellano

Archivo Muerto

Cierra las puertas a Tino Bolaños, Claudia González Pardo y Armando Rotter, aspirantes ciudadanos


Así de alto el reto –golpear a Rocío Nahle en su feudo– que el PRI terminó entregándole la candidatura a la diputación local en Coatzacoalcos a Mónica de Hombre, o sea a Marcelo Montiel.

Alzan la apuesta Pepe Yunes, y los Yunes azules, y el perredismo que 20 años atrás gobernó Coatzacoalcos, y retuvo diputaciones federales y locales, intentando fracturar el coto de poder de la ex secretaria de Energía, hoy candidata de Morena al gobierno de Veracruz, Rocío Nahle García, alias La zacatecana.

Mónica de Hombre Carranza, de raíces priistas, será la candidata a una diputación local que el PRI ganó por última vez cuando el saqueo duartista, el latrocinio, el robo descarado lo tornaron repudiable y repugnante para el elector.

Será candidata, no por ser figura de renombre, sino por la liga entre su padre, el ex regidor y ex síndico Rafael de Hombre López, y el ex alcalde por partida doble, ex diputado local, ex secretario de Desarrollo Social estatal y ex delegado de Sedesol federal en Veracruz, Marcelo Montiel Montiel.

El marcelismo, pues, vuelve al redil.

Vuelve al redil luego de estimular el voto para Morena durante años, en esos pactos que todos niegan pero que hasta el mayor ciego ve.

Vuelve por sus votos, dejando colgada a la zacatecana Nahle, porque esta vez la candidata del PRIANRD emerge de los afectos de Marcelo Montiel, y abren así la brecha para intentar el asalto al poder en 2025 cuando lo que esté en disputa sea la alcaldía de Coatzacoalcos, que es un auténtico tesoro pirata.

Marcelo y el marcelismo operaron para Morena en 2015, luego de trabar un acuerdo con Rocío Nahle que le dio los votos con que llegó al Congreso de la Unión. Y de ahí al estrellato.

Primero se proyectó como coordinadora de Morena en la Cámara de Diputados, se insertó en el círculo rojo de Andrés Manuel López Obrador hasta alcanzar, en 2018, la senaduría; ser titular en la Secretaría de Energía, mandamás en el jugoso negocio llamado refinería Olmeca, en Dos Bocas, y hoy candidata maltrecha, eso sí, al gobierno de Veracruz.

Mónica de Hombre sabe de ganado, de croquetones, de ayuda social, y gusta de la política aunque no termine de cuajar.

Quien abre brecha es Karla Montiel, hija de Marcelo Montiel, cuya presencia en colonias ya se ve, ya se siente, ya permea. Es la señal para las estructuras marcelistas de la ruta a seguir.

El PRI abrió las puertas a no militantes y desechó la propuesta ciudadana.

Dejó en el camino a Agustín Bolaños Castillejos, activista y experto en temas electorales, quizá el más crítico, el más contundente, contra el alcalde morenista Amado Cruz Malpica, al que le endilgó denuncias por nepotismo, abuso de autoridad y corrupción.

Las bases sociales de Tino Bolaños increparon a Andrés Manuel López Obrador respaldando a los ciudadanos de Nanchital que repudiaban el relleno sanitario regional.

Otro grupo allegado a Tino Bolaños reventó el informe de actividades del alcalde de Agua Dulce, el morenista Noé Castillo Olvera, por negligente en las inundaciones provocadas por el desbordamiento del río Aguadulcita.

El PRI dio entrada pero no la candidatura a la catedrática universitaria, Claudia González Pardo, con gran nivel entre los universitarios.

Claudia González Pardo fue fundadora de Morena en Coatzacoalcos y renunció a su militancia al observar las imposiciones de Rocío Nahle.

Armando Rotter Maldonado, ex alcalde de Coatzacoalcos bajo las siglas del Partido de la Revolución Democrática, intentó por enésima ocasión ser candidato de oposición.

2024 cambió la ecuación y el PRI recurre a sus viejas mafias.

El marcelismo le prestó el poder a Rocío Nahle y Rocío Nahle imaginó que era para siempre.

Y cuando más lo requiere, cuando más votos necesita para ganar la elección a gobernador, las estructuras marcelistas van por la diputación local.

Nueve años después, Morena contenderá sin la operación electoral del marcelismo. A ver si le alcanza con los programas sociales, la limosna para atolizar zánganos.

#archivomuerto

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.