El Baldón:  El crimen ecológico de la 4T

0 1
Difundir

José Miguel Cobián


Supimos de esta noticia: https://aristeguinoticias.com/0707/mexico/van-1805-animales-muertos-en-zoologicos-de-chapultepec-y-aragon/

Recientemente leímos: https://www.alcalorpolitico.com/informacion/acuario-de-veracruz-registra-grave-perdida-de-fauna-marina-en-gestion-de-cuitlahuac-405995.html#

Hoy sabemos que el 40% de las áreas naturales protegidas están en manos de la delincuencia organizada.  Traficando con flora, fauna y minerales. Sin la mínima intervención del gobierno federal, ya que allí gobierna y controla la delincuencia no el gobierno de la república.

El gobierno del presidente López Obrador desapareció la CONABIO, que llevaba a cabo estudios fundamentales de las relaciones entre insectos, animales, plantas y economía. Por ejemplo, ellos descubrieron que los murciélagos son los polinizadores del agave que es la base de la producción de tequila y mezcal en el país.

El gobierno del presidente López Obrador redujo brutalmente el presupuesto de las redes de monitoreo climático. Debido a ello, el conocimiento que proporciona conocer mínimos cambios de temperatura en tierra o en el mar, se ha perdido.

El gobierno del presidente López Obrador limitó los recursos de protección civil para prevenir a la población ante la cercanía de algún fenómeno climático devastador, como sucedió en Acapulco con el huracán Otis, de cuya llegada, nadie previno a la población.

La falta de planeación y previsión del gobierno del presidente López Obrador, permite que se construyan las mismas casas y edificios en los mismos lugares que ocuparon antes de la llegada del huracán Otis.  Lo cual nos permite suponer que con el siguiente huracán que toque tierra en Acapulco, los daños serán similares y proporcionales a la categoría con la cual llegue dicho huracán.

México no tiene la tecnología para refinar al 100%, debido a ello, una enorme proporción de cada barril se convierte en combustóleo. Mismo que no podemos vender al exterior debido a que carecemos también de las técnicas de refinación mediante coquizadoras, que permitan que el producto terminado sea bajo en azufre.   Debido a ello, y a que cada litro de petróleo que se refina en México genera pérdidas a PEMEX y al país, gobiernos anteriores redujeron la refinación a nivel nacional.   El presidente López Obrador, a pesar de la reducción en producción de crudo que sufrió PEMEX en su gobierno, decidió incrementar la cantidad de petróleo que se refine en el país.   Con ello generó enormes cantidades de combustóleo contaminante, mismo que decidió debía ser consumido por las termoeléctricas nacionales, a pesar de los riesgos que conlleva a la salud de los habitantes en más de cien kilómetros a la redonda de cada termoeléctrica. https://ecoosfera.com/medio-ambiente/combustoleo-combustible-petroleo-refinacion-mexico-pemex-tula-contaminacion-fuentes-renovables-gas-natural/

https://energyandcommerce.com.mx/combustoleo/

México hasta 2018 cumplía sus metas del acuerdo de París, y aplicaba la ley de cambio climático.  A partir de 2019, con el nuevo gobierno. México dejó de prestar atención al tema. Desapareció al agente regulador: La CONABIO.  Además de ello, redujo al mínimo los presupuestos correspondientes a las agencias gubernamentales responsables de la vigilancia del cumplimiento de la ley, con lo cual, la propia ley, en los hechos, dejó de operar a pesar de seguir vigente.

En México el presidente habla mucho de soberanía nacional.  Insiste en que refinar el petróleo (con pérdidas) para tener un mayor porcentaje de producción de gasolina nacional, es defender a la soberanía nacional.    Siempre que lo escucho, me surge la duda, sobre qué cosa considerará el presidente López Obrador ¨soberanía nacional¨.     Y la duda surge debido a la dependencia que tiene México del gas de Texas, ya que aproximadamente el 50% de la energía eléctrica nacional se produce en termoeléctricas que queman gas natural, o peor aún, combustóleo.   También reflexionando sobre el tema, surge la pregunta sobre si un país es soberano cuando el 40% de su territorio nacional está controlado por actores que no son el gobierno federal, como es el caso del control que ejerce el crimen organizado en el 40% del territorio nacional.

Los ambientalistas consideramos que en la península de Yucatán y Quintana Roo se ha llevado a cabo un ecocidio con la construcción del tren maya, tanto por los más de cinco o diez millones de árboles talados, como por la contaminación de la red de mantos freáticos al invadir cenotes en el suelo kárstico de la península.

En estos días vemos a las candidatas oficiales, a la presidencia y a la jefatura de gobierno, prometer beneficios a medio ambiente. ¿Cómo poder creer cuando durante su gobierno, el agua que llega a la zona de Iztapalapa contiene metales pesados y partículas contaminantes que pueden generar cáncer si se consumen? ¿O cómo creerle a una candidata que deja el subsuelo y algunos mantos freáticos de la capital del país contaminados con hidrocarburos?

Después de escribir esta reflexión, llegué a la conclusión de que ninguna persona que se considere ambientalista va a votar por la continuación de este gobierno, tan enemigo del medio ambiente.

elbaldondecobian@gmail.com                                        @jmcmex

https://josecobian.blogspot.com/2024/05/blog-post.html

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.