La hija de Nahle va por una diputación, pero vive en Nuevo León

0 1
Difundir

Línea Caliente

La hija de Nahle va por una diputación, pero vive en Nuevo León

Por Edgar Hernández*

La zacatecana Rocío Nahle decidió regalarle una diputación plurinominal a su hija Norma Rocío Peña.

Es un super premio de cumpleaños -que es el 14 de abril- ya que no tiene que salir de la casa -vive en la más exclusiva zona de Monterrey- ni gastar un centavo para ganar ya que con la votación que alcance Morena, la que sea, gana.
La madre podrá decir que no es cierto; que es un chisme; otra difamación más; que es una invención del “vil Pepe Yunes”, que el raterazo es Loret o que no es su tema. 
Las pruebas, sin embargo, la aplastan.
Norma Rocío Peña Nahle sí es veracruzana, pero nunca vivió en Veracruz. 
La nena consentida, la chiquita de mamá, va como número uno de la lista de pluris lo cual significa como señalamos líneas arriba que aun perdiendo su mamá será diputada por Morena y lideresa de la bancada de su partido por la votación que acumule.
El “abuso de poder” que tanto criticó esta malhablada dama contra los priistas y panistas; el no mentir, ni robar, ni engañar ni cuanta madre invocó su jefe político López Obrador, poco importó.
Con tal de darle una cuelga de su tamaño le regaló una diputación pluri que aun cuando no se la pueden llevar a su casa de Monterrey como trofeo ya que es presencial en Xalapa, le habrá de representar a partir de noviembre un ingreso de al menos 150 mil pesos por salario y comisiones.
Hoy queda claro que los de esa son iguales ni siquiera con los mismos de clase chaira aspirantes a un cargo de elección popular a quienes los Nahle los considerar una subclase.
Al más puro estilo chicharronero la zacatecana palomea a su hija como candidata plurinominal por Coatzacoalcos pasándose por el arco del triunfo la “Tómbola” que impusieron para la selección de sus candidatos a fin de que el pueblo tuviera presencia en los cargos de elección popular. 
Y no solo eso, la misma ley en materia electoral que señala la exigencia de residencia en la plaza de al menos dos años para todo aquel que aspire a un cargo de elección popular.
Y si a la mala impone, que no estará pensando para ella que no sea robarse la elección del 2 de junio.
Tiempo al tiempo.
*Premio Nacional de Periodismo
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.