fbpx
Ultimate magazine theme for WordPress.

El Baldón: Estudiar la estupidez Humana.

18

José Miguel Cobián


Dietrich Bonhoeffer pastor Luterano antinazi, buscando entender las razones por las cuales los alemanes apoyaron a Hitler, comenzó a estudiar la estupidez humana.  Reflexionaba: ¨Uno puede protestar contra el mal, el mal puede exponerse y si es preciso, prevenirse mediante el uso de la fuerza. Sin embargo, contra la estupidez, estamos indefensos. Contra ella no sirven de nada las protestas, ya que las razones caen en oídos sordos. El estúpido a diferencia del malicioso, está completamente satisfecho de sí mismo¨

Bonhoeffer insistía en que plantear argumentos que contradicen sus creencias a una persona estúpida, ya que nunca los creerá.  Siempre se mantendrá firme en su opinión.  Incluso, cuando las pruebas de que está equivocado sean contundentes.   Incluso, cuando le sea imposible negar los argumentos que se le presenten, su acción defensiva será restar importancia a esos argumentos, o de plano ignorarlos.

Bonhoeffer explicaba: ¨Es peligroso e insensato tratar de persuadir a un estúpido con razones, pues éste, se irritará facilmente, e intentará atacar¨.  ¨Para superar la estupidez es necesario comprender su naturaleza: No es un defecto intelectual, ya que he tratado personas con una inteligencia ágil, pero que son estúpidos.  También he tratado personas intelectualmente aburridas, que no tienen un pelo de estúpidos¨    ¨Para mí, la estupidez es un defecto humano, de la personalidad, no de las capacidades, ya que no es un defecto congénito, sino que cualquiera puede volverse estúpido en determinadas circunstancias. Por ejemplo, permitiendo que la estupidez se apodere de uno¨.

Según Bonhoeffer ¨la estupidez es mas contagiosa dentro de la masa, o cuando menos cuando se está integrado a un grupo amplio.  Él creía que las personas que viven en soledad manifiestan en menor medida el defecto de la estupidez, en comparación con aquéllos individuos o grupos de personas condenadas o inclinadas a la sociabilidad.   Por lo tanto la estupidez no es un problema psicológico, sino sociológico.   Circunstancias externas son las que vuelven estúpidos a aquéllos humanos que lo permiten.   Todo aquello que aumente el poder en la esfera pública, ya sea político o religioso, infecta de estupidez a una gran parte de la humanidad.¨ ¨El poder de uno requiere de la estupidez del otro¨.

Cuando los seres humanos observan un poder creciente, ya sea político o religioso, la capacidad crítica tiende a fallar. La independencia de pensamiento puede debilitarse hasta el punto de que el ser humano renuncia a adoptar una posición crítica ante las circunstancias emergentes.    De manera consciente o no, algunas personas adoptaran el pensamiento de la masa, y asumiran como propios, los argumentos que procedan de la figura de poder.  Se volverán estúpidas, y esa estupidez retroalimentará el poder de la figura en ascenso.

Desde su punto de vista, la sociedad alemana se desentendió de las atrocidades que primero propuso y luego cometió el régimen de Hitler, preocupados en su propio mundo de crisis económica y orgullo nacional herido.   Si el líder sana las heridas y promete la justicia o venganza contra aquéllos que se consideran causantes de nuestra desgracia, se le otorga carta blanca. El líder explota los complejos y la frustración de una masa ansiosa de reivindicarse ante sus propios ojos y a ojos de los demás.

Escribía Bonhoeffer: ¨Al conversar con una persona estúpida, uno siente que no se trata en absoluto de una persona, sino de consignas, lemas, y cosas similares que se han apoderado de él. Hechizado, cegado, maltratado y abusado en su mismo ser.  Se ha convertido en una herramienta sin sentido, lo que hace que la persona estúpida sea capaz de realizar cualquier mal, sin la capacidad de darse cuenta de que su acto es malo. Esto es lo que puede destruir de una vez por todas a los seres humanos¨.   Precisaba que ¨Todas estas reflexiones acerca de la estupidez, nos prohiben por completo considerar a la mayoría de las personas como estúpidas en cualquier circunstancia.  De hecho, quienes se han vuelto estúpidos al encumbrar al poder a un líder o a un partido que abusará de ese poder, ¡Son Recuperables!, pueden liberarse de su estupidez y llegar a recuperar el pensamiento propio.  Esta liberación interna solo es posible, mediante una liberación externa, por ejemplo, el derrumbe de el poder que los tiene hechizados, permitirá a la población volver a pensar según su sabiduría y criterios personales. Ya que mientras permanezca sometida a un poder coercitivo, las circunstancias sociales, les impulsarán a asumir como propias, las ideas y argumentos de la autoridad, para sobrellevar el dolor que produce el conflicto interno, cuando hay una falta de coherencia abismal entre nuestros pensamientos y nuestros actos¨.

Elbaldondecobian@gmail.com                                       @jmcmex

https://josecobian.blogspot.com/2023/11/blog-post_18.html

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.